Inicio Humor Navideño
Humor Navideño para reír en navidad

2 1526

CAMPAÑA DE APOYO A NUESTROS REYES MAGOS, MARGINADOS POR CULPA DE UN INVASOR GORDO Y SEBOSO PRODUCTO DEL CONSUMISMO COMPULSIVO…

Comenzamos la campaña 2007-2008 en PRO DE NUESTROS QUERIDÍSIMOS Y ANTIQUÍSIMOS REYES MAGOS, PARA QUE VUELVAN A AFLORAR LAS TRADICIONES CON ARRAIGO CENTENARIO…

Todos los años por estas fechas sufrimos una agresión globalizadora en forma de tipo gordo y barbudo con un ridículo gorro… una manipulación de las mentes de los niños de España y del resto del universo.

Ese adefesio carente del más mínimo sentido de la elegancia y del ridículo, con aspecto de dipsómano avejentado y multi-reincidente en el allanamiento de morada es un invento de la multinacional más multinacional de todas multinacionales, Coca-Cola.

En los años 30, cogieron al San Nicolás de la tradición Nórdica, que se vestía de obispo o de duende zarrapastroso, y lo metieron a presión en un atuendo con los colores corporativos (rojo y blanco). Desde entonces, generaciones de tiernos infantes de medio mundo han sido machacadas por la publicidad, alienándose hasta tal punto que piensan que ese mamarracho representa todo lo bueno del ser humano.

1 1219

Natural de…
Se encontraban dos argentinos hablando y uno le dice a otro:
– Fíjate che, como es cierto que Dios es muy humilde, según dicen las Escrituras: nació en Belén, pudiendo haberlo hecho en Buenos Aires.

De lógica
– ¿Sabes cómo se llaman los habitantes de Belén?
– Mmmmm…. ¿Belencianos?
– No. Figuritas.


La puta vida

Dos prostitutas en una esquina en plenas fiestas navideñas.
– Oye, Manoli, ¿tú qué le pides a los Reyes Magos?
– Yo, diez mil. Como a todos.

Dos rubias
Dos rubias se van al bosque a busca un pino para Navidad. Después de dos horas de búsqueda, una le dice a la otra :
– Bueno, ya es suficiente! El próximo pino que veamos lo cogemos, tenga o no tenga bolas de Navidad!

3 3176

EL MONIGOTE
Material: Papel. Lápiz. Tijeras. Celo.
Procedimiento:
Recorta el papel dándole forma humana. No hay normas respecto al tamaño y aspecto del monigote. Elige a tu víctima e intenta pegarle el monigote en la espalda sin que se dé cuenta. Hay variantes al respecto: escribir palabras obscenas en el monigote o intentar pegarlo con chinchetas en lugar de celo (esta segunda opción es todo un reto, porque es difícil que la víctima no note la chincheta en su espalda y te pille in situ, con todas sus consecuencias).

¿Qué pasará?
La personita elegida se paseará por el mundo ignorando el por qué la gente se ríe de él a su paso. Como un Santo Inocente. Hasta que alguna alma caritativa le dirá que lleva pegado un monigote en la espalda.